¿Sabes cómo ahorrar energía en el baño?

En todos los hogares, una de las premisas fundamentales entre todos los inquilinos que viven en una casa es el poder ahorrar energía para así poder ver reducidas las facturas y que el ahorro obtenido se pueda invertir en otras tareas o mejoras de la casa. En el baño, también se puede conseguir un buen ahorro de energía y, para ello, te vamos a ofrecer los siguientes consejos para que tu bolsillo no sufra.

  1. No dejar los grifos abiertos sin ninguna necesidad.
  2. Ten en cuenta que una ducha consume cuatro veces menos agua y energía que un baño. Por si no lo sabías, en el mercado hay cabezales de ducha de bajo consumo, que te permitirán ahorrar más de la mitad de agua.
  3. Mantén siempre bien los grifos, por eso evita los goteos y fugas de los grifos. Además, en los grifos puedes colocar aireadores (que son reductores de caudal).
  4. Los grifos monomando suelen conllevar un buen ahorro de energía. Así que si aún no los tienes, es un buen momento para cambiarlos.
  5. La temperatura ideal del agua debe estar entre 30 y 35ºC.
  6. Deberías considerar el instalar algún regulador de temperatura con termostato, ya que te pueden hacer ahorrar entre el 4 y el 6% de energía.
  7. Si te has decantado por instalar un termo eléctrico en tu hogar, lo mejor que puedes hacer es instalar un reloj programador, ya que funcionará sólo cuando necesites agua caliente.
  8. Y, aparte de los grifos, en la cisterna, una muy buena opción de ahorro es instalar un sistema de descarga parcial o de doble pulsador, ya que suelen permitir un buen ahorro en la factura del agua.

Y tú, ¿conocías estos trucos? ¿Qué otros trucos pones tu en práctica a la hora de utilizar el baño?.