Las energías renovables serán más baratas que los combustibles fósiles a partir de 2022

Un nuevo artículo del diario The Independent afirma que “pasar a las energías renovables en la nueva generación de energía no es simplemente una decisión ambientalmente consciente, sino que ahora es abrumadoramente una decisión económica inteligente”.

Según estudios recientes, las energías renovables serán más baratas que los combustibles fósiles dentro de dos años. Por esta razón, los expertos predicen que la inversión en proyectos de infraestructura ecológica conducirá a una disminución del coste de la energía para los consumidores.

Esta rápida caída constante del coste de las energías renovables en los últimos años es fruto de las continuas mejoras tecnológicas, lo que significa que algunas formas de energías renovables ya pueden competir cómodamente con los combustibles fósiles. El estudio llevado a cabo sugiere que esta tendencia continuará, y que para el año 2020 “se espera que todas las tecnologías de generación de energía renovable que ahora están en uso comercial se encuentren dentro del rango de costos de los combustibles fósiles”.

Adnan Amin, director general de la Agencia Internacional de Energías Renovables (IREA), dice que “esta nueva dinámica señala un cambio significativo en el paradigma energético”, ya que a medida que la energía renovable se abarate, los consumidores se beneficiarán de  la inversión en infraestructura ecológica.

Si las cosas que se construyen para generar electricidad cuestan menos, el efecto final de eso es tener que pagar menos por la electricidad que proviene de ella”, afirma Jonathan Marshall, analista de energía de la Unidad de Inteligencia Energética y Climática (ECIU) en The Independent. “Cuanto más barato lo instales, mejor para todos.”

Otros métodos de producción de energía renovable, como los parques eólicos marinos y la energía termosolar, todavía no son aún tan competitivos como los combustibles fósiles. Sin embargo, los resultados de las recientes subastas de energía renovable para proyectos que se pondrán en marcha en los próximos años sugieren que estas formas también serán susceptibles a la caída de los precios. Las subastas proporcionan un medio útil para predecir el coste futuro de la electricidad.

Según afirma Amin, “estas reducciones de costes entre tecnologías no tienen precedentes y son representativas del grado en que la energía renovable está alterando el sistema energético mundial”.