¿Funciona igual un panel solar en días fríos?

Con una necesidad cada día más grande de desprenderse de los combustibles fósiles y otras energías finitas, la energía solar ha resultado ser una de las opciones más viables, y en España, la energía solar brilla más que nunca.

En los últimos dos años, España ha incrementado la instalación de la energía solar fotovoltaica gracias a las expectativas que crearon la eliminación del denominado impuesto al sol y la creciente concienciación sobre los efectos reales del cambio climático,que ya son palpables. En el 2018 la potencia instalada aumentó un 94% con respecto a 2017. Pero hay camino por recorrer. En Alemania las cifras fueron once veces superiores.

Gracias a las características ambientales y climatológicas, España es perfecta para apostar por la energía solar, pero aún hay quién duda de la efectividad de los paneles solares en condiciones de lluvia o frío.

Contrariamente a lo que algunos podrían pensar, los paneles solares funcionan bien en todo el país. Incluso en latitudes frías, septentrionales y climas más lluviosos, la energía solar es una fuente de energía fiable y resistente.

Para entender su eficiencia, hay que entender su funcionamiento: los paneles solares crean energía a partir de la abundante luz del sol, no del calor del sol. Entonces, brevemente, cuando las partículas de fotones de la luz solar golpean las células fotovoltaicas de los paneles solares, los electrones en el silicio se ponen en movimiento.

Este movimiento se convierte directamente en una corriente eléctrica. Luego, la corriente se envía a la caja de distribución eléctrica de su casa para alimentar sus artículos esenciales. Y, con una batería de almacenamiento solar, puede iluminar sus noches.

Por lo tanto, incluso en los meses de invierno, si la luz del sol golpea un panel solar, generará electricidad con tanta eficacia como en verano. Incluso en regiones de montaña en las que es común ver nieve, la luz del sol todavía puede alcanzar los paneles solares con una cubierta de nieve ligera y mantener la producción de energía. Además, los paneles solares se instalan en un ángulo que permite que la mayoría de la nieve se deslice dejando limpia la superficie y permitiendo el funcionamiento total de la placa.

En resumen, no hay excusas. Ni el frío, ni la lluvia, ni la nieve, ni los días cortos y grises de invierno pueden impedir que consiga una energía limpia y renovable durante todo el año.