¿Qué es la etiqueta energética de un electrodoméstico?

NUEVO-Refrigeración-7-clases2La etiqueta energética es una herramienta  informativa muy útil  ya que nos indica la cantidad de energía que consume el electrodoméstico y su eficiencia a la hora de utilizarla.

Se basa en una escala de clasificación por letras y colores, que va desde la A y el color verde, para los equipos más eficientes, a la D y el color rojo, para los equipos menos eficientes. Incluye hasta 3 clases adicionales de eficiencia energética: A+, A++ y A+++.

El etiquetado energético es obligatorio en toda Europa para los siguientes tipos de electrodomésticos:

  • Frigoríficos y Congeladores.
  • Lavadoras.
  • Lavavajillas.
  • Secadoras.
  • Lavadoras – secadoras.
  • Fuentes de luz domésticas.
  • Horno eléctrico.

Entre los equipos de gama blanca de un hogar medio español el que más consume es el frigorífico, que representa el 18% del consumo eléctrico, seguido por la vitrocerámica (9%), la lavadora (8%) y el horno eléctrico (4%).

Todas las etiquetas energéticas de los electrodomésticos tienen la misma estructura:

  • En la parte superior, junto a la bandera de la Unión Europea, el nombre del proveedor o marca y el identificador del modelo.
  • En la parte central, la clases energética a la que pertenece el equipo identificada en la escala de letras y colores.
  • A continuación, el consumo de energía anual.
  • En la parte inferior, una serie de pictogramas con las características seleccionadas dependiendo del tipo de aparato y su funcionalidad. Por ejemplo, la de un frigorífico añade características específicas como su capacidad para congelar.
Viviendas unifamiliars Bloque de viviendas
Calefacción 63% 32,1%
ACS 10,7% 26%
Cocina 6,6% 8,2%
Aire acondicionado 0,7% 1%
Iluminación 2,8% 5,3%
Electrodomésticos 15,3% 27,4%

La nevera representa un 29% en viviendas unifamiliares y un 31% en bloques de pisos, siendo el consumo energético, sumando electricidad, gas, gasóleo etc … de un 4,5% y 8,5% respectivamente. El consumo eléctrico de las neveras puede estar entre un 15% y un 20% en viviendas que tengan la energía para la calefacción y agua caliente sanitaria (ACS) con gas o gasóleo. Si todo fuera eléctrico sería del 4,5% al 8,5% como hemos dicho anteriormente.

Para realizar la comparación, no escogeremos ningún modelo de refrigerador, el mercado nos da modelos de muchas gamas y precios, optaremos por hacer una comparación según su nivel de clase energética. He escogido unos consumos eléctricos anuales determinados para realizar la comparación, este consumos varían dependiendo del tipo de refrigerador, marca y modelo, pero dentro del rango ofertado por el mercado. Este consumos son referidos a las neveras combis.

Clase energética A+++:175 kWh
Clase energética A++: 284 kWh
Clase energética A+: 322 kWh
Clase energética A: 374 kWh
Clase energética B: 507 kWh
Clase energética C: 646 kWh

Las comparaciones dinerarias las realizaremos con duración de 10 años y 15 años, la primera al ofrecer algunas marcas garantía hasta de 10 años y la segunda aleatoria como finalización de la vida útil de la nevera. En la siguiente tabla reflejamos los números:

A+++ A++ A+ A B C
Consumo anual (kWh) 175 284 322 374 507 646
Consumo diario (kWh) 0,48 0,78 0,88 1,02 1,39 1,77
Precio electricidad (€/kWh) 0,15 0,15 0,15 0,15 0,15 0,15
Coste Total(€) 26,25 42,6 48,3 56,1 76,05 96,9
Diferencia de clase a clase(€) 16,35 5,7 7,8 19,95 20,85
Sumando cada salto de clase anual (€) 22,05 29,85 49,8 70,65
Por 10 años (garantía) (€)
Ahorro de clase a clase (€) 163,5 57 78 199,5 208,5
Ahorro sumando cada salto de clase (€) 220,5 298,5 498 706,5
Por 15 años (muerte) (€)
Ahorro de clase a clase (€) 245,25 85,5 117 299,25 312,75
Ahorro sumando cada salto de clase (€) 330,75 447,75 747 1059,75

El ahorro en la factura entre aquellos que usan electrodomésticos más antiguos y quienes usan aparatos de Clase A es bastante grande. De hecho, si valoramos que la vida útil de un electrodoméstico es superior a los diez años, el ahorro estimado a lo largo de este periodo puede llegar a los 800€.

A partir de ahora, antes de comprar, lee detenidamente la etiqueta energética y decide responsablemente.