¿Qué bombilla LED debo escoger?

El ahorro de energía se ha convertido en una de las principales preocupaciones en todos los hogares y es por eso por lo que cada vez son más los que se están pasando a las bombillas LED debido al ahorro energético que suponen en todas las casas. Y tú, ¿has pensado en cambiarte a este tipo de bombillas? ¿No sabes por cuál decantarte en concreto? A continuación vamos a ofrecerte una serie de trucos para que te decidas por la bombilla LED que mejor sea para tu hogar.

El material y la intensidad de la corriente son determinantes

Normalmente, cuando vayas a comprar una bombilla LED, te darás cuenta que hay una gran variedad de modelos y es ahí en donde entra en juego la dificultad de decidirse por uno u otro. Y es que podrás ver modelos que hacen uso de unos 3 a 5 LED’s mientras que otras hacen uso de 20 o mas.

Por tanto, lo que habría que determinar para afirmar que una bombilla LED es mejor que otra es el material con el que están fabricadas, ya que el que una bombilla LED emita más o menos luz va a depender del materia activo que se haya utilizado. Si la cantidad de este material es mayor, el precio del LED se encarecerá. Aunque, también habría que tener en cuenta la intensidad de la corriente aplicada, y es que hay muchos fabricantes que aplican un exceso de energía para conseguir la misma luz que los LED’s de alta densidad y esto es algo totalmente contraproducente.

¿Por qué bombilla me decanto?

Lo mejor que puedes hacer a la hora de comprar una bombilla de LED es decantarte por marcas de fabricantes conocidos para así podernos garantizar cierta calidad.

También tendrías que tener en cuenta que la bombilla cuente con un buen sistema de disipación y esto lo podrás comprobar observando el acabado de la bombilla.

Y, al igual que las bombillas tradicionales, son muchas las bombillas que funcionan ya conectadas a una corriente de 220V o sino necesitarás un transformador intermedio para que funcionen a 12V, comprobando siempre el estado del transformador para así evitar un gasto energético desorbitado.

Sabiendo ya el voltaje, el casquillo adecuado es otro de los elementos a tener en cuenta. El más típico es el E27 de rosca y luego hay ya tamaños más pequeños como el E14 o los que usan las lámparas halógenas, como el GU10 o el GU3.5.