Mantener tu casa fresca en verano sin abusar del aire acondicionado

Seamos realistas: Hace calor, y sólo se va a poner peor a medida que avance el verano. Lo más fácil en estos casos es poner en marcha el aire acondicionado como si no hubiera un mañana, para luego sentir la ansiedad mientras se lee la factura de la luz. Se estima que en España una familia se gasta más de 1000 euros cada año en aire acondicionado, con sus respectivas emisiones de CO2. Lo irónico es que mientras vaciamos nuestros bolsillos para estar frescos, ayudamos al calentamiento global quemando combustibles fósiles. Por fortuna, existen muchos remedios que podrás poner en práctica para enfriar tu casa fácilmente.

[ultimate_heading main_heading=”Cierra persianas y cortinas”][/ultimate_heading]

persiana

Hasta un 30% del calor procede de las ventanas, por lo que utilizar persianas, cortinas o toldos puede bajar la temperatura interior en unos 6ºC y ahorrarte hasta un 7% en las facturas de luz. El objetivo es crear zonas de sombra en nuestra casa para evitar el efecto invernadero, que es lo que suele ocurrir cuando. Si esto te hace sentir como en una cueva, céntrate especialmente en las ventanas que están orientadas hacia el sur y el oeste.

Para hacerlo aún más eficiente, escoge colores claros que reflejan la luz en vez de absorber el calor del sol, y ábrelas por la noche cuando el aire corre más fresco. 

[ultimate_heading main_heading=”Las puertas también son importantes”][/ultimate_heading]

porta

Mantén las puertas de dentro de la casa abiertas. Una buena corriente de aire pasando libremente por las habitaciones significa una casa más fresca. Pero recuerda que, por el contrario, es mejor cerrar aquellas habitaciones que no se usan o reciben el impacto directo del sol. Para la puerta de la calle y las del patio trasero, una cortina también puede ser útil.

[ultimate_heading main_heading=”Rescata el ventilador”][/ultimate_heading]

ventilador

Aunque sean incapaces de bajar la temperatura por si mismos, si has conseguido enfriar tu vivienda, pueden crear una placentera brisa. Aún así, llena un pequeño recipiente con hielo y colócalo delante del ventilador para que cuando pase arrastre el frío con su aire.

Si además tienes un ventilador de techo, hay que saber que estos se ajustan dependiendo de la estación. Haciendo que gire en sentido contrario a las agujas del reloj, se consigue un efecto de brisa que te proporcionará una sensación de mayor frescor.

[ultimate_heading main_heading=”Maximiza el aire acondicionado”][/ultimate_heading]

a-c

Cambiar los filtros una vez al año o instalar un termostato programable en vez de jugar con la temperatura constantemente puede ayudar en este proceso. En verano, solo 5ºC por debajo de la temperatura exterior son suficientes para tener la sensación de frescor. Mantenerlo entre 24ºC y 26ºC es lo más adecuado si se quiere evitar que nuestros bolsillos se resientan. Estas temperaturas pueden parecer demasiado altas al principio pero, después de una semana o dos, tu cuerpo se adaptará y terminarás por sentirte a gusto. Así que por muy tentador que sea no te alejes de estos parámetros sin haberlos probado debidamente.

Si hay un momento para abusar del aire acondicionado, éste sería por la noche mientras se duerme. Experimenta con diferentes temperaturas para ver cómo te sientes por la mañana, y ve encontrando la combinación que más te ayude a dormir fresco. Eso sí, evita orientar el flujo de aire directamente hacia las personas.

[ultimate_heading main_heading=”Haz las tareas de la casa por la noche”][/ultimate_heading]

lavadora-secadora-lavavajillas-error-oe-01_9999

Tanto la lavadora, la secadora y el lavavajillas son una importante fuente de calor. En la medida de lo posible, úsalas solo por la noche o cuando las temperaturas del día son más bajas.

Si hay que cocinar, asegúrate de cerrar la puerta de la cocina y encender el extractor para evitar que el calor se propague por la casa. También evita hervir o cocinar a fuego lento; el verano es tiempo de grill y ensaladas frescas.

[ultimate_heading main_heading=”Desházte de las luces incandescentes”][/ultimate_heading]

led

Si siempre estás buscando una excusa para pasarte a las bombillas LED, éste es el momento. Las bombillas incandescentes gastan un 90% de su energía en producir calor así que cambiarlas por luces LED definitivamente hará una diferencia en la refrigeración de la casa y en la factura de la luz.

[ultimate_heading main_heading=”Disminuye los efectos de los pequeños aparatos”][/ultimate_heading]

aparatos

Cualquier aparato electrónico puede producir calor, esté encendido o no. Desconéctalos de la corriente siempre que no estén en uso o utiliza un ladrón para controlar más aparatos con un solo botón.

También la colocación es importante ya que poner lámparas o televisores cerca del termostato puede hacer que el aire acondicionado funcione por más tiempo del necesario. Mantenlos lejos y ahorra energía.